¡Que miedo! ¿Por qué se usaban máscaras puntiagudas durante la peste?


En el siglo XVII pensaban que las máscaras puntiagudas purificaban el aire.

La peste negra fue en su época la enfermedad más temida en el mundo, una pandemia que exterminó a cientos de millones de personas.

En el siglo XVII los médicos en Europa que atendían a las víctimas de peste vestían un traje que si lo comparamos con nuestra época, era bastante siniestro. Estaban cubiertos de pies a cabeza y llevaban una máscara con largo pico como de pájaro.
Durante ese tiempo de brotes de peste bubónica la gente contrataba médicos de la peste negra, quienes practicaban su medicina a ricos y pobres por igual, una especie de brebajes y antídotos "protectores contra la peste".

Además de usar un traje oscuro con un abrigo cubierto de cera perfumada, sombrero y guantes de piel de cabra, usaban una especie de goggles y traían siempre consigo un bastón para mantener la distancia con las víctimas, y la famosa máscara con nariz en forma de pico  con sólo dos hoyos cerca de las fosas nasales para poder respirar el aroma de las hierbas a lo largo del pico.



Se creía que los perfumes acres y dulces eran capaces de fumigar las zonas azotadas por la peste y proteger a quienes los respiraban. Los ramilletes, incienso y otros perfumes eran comunes en esa época.
La máscara estaba llena de una mezcla de 55 hierbas y otros componentes como polvo de carne de víbora, canela mirra y miel.

Se pensaba que la forma en pico de la máscara le daría al aire tiempo para embeberse de las hierbas y así no llegarían a las fosas nasales y pulmones de los médicos.

Los médicos de la peste se podían reconocer de inmediato, pero lamentablemente su vestimenta no tenía una protección real contra la enfermedad.




Fuente: ngenespanol.com

Publicar un comentario

HOLA ZACATLÁN © 2013 - 2020
CREADO POR HOLA ZACATLÁN Y COOLNESS